We use cookies to give you a fabulous customer experience and enable you to checkout on our website.
By continuing to shop we will assume you are happy to receive all cookies, otherwise you can review more information on cookies here.

close

Specials

Viewed products

Blog Posts recents

There are not Posts yet.

Cúrcuma, raíz deshidratada

Raíz deshidratada de cúrcuma.

More details

Sin GLUTEN

2,05 €

More info

Cúrcuma, raíz deshidratada

La cúrcuma es uno de esos alimentos o especias que han pasado de ser auténticos desconocidos a tener una presencia cada vez mayor en nuestras cocinas, ya sea por la paulatina incorporación de curries a nuestro recetario, por sus conocidas propiedades y beneficios para la salud o bien como colorante natural en comidas, sustituyendo a colorantes artificiales como la tartrazina (con probados efectos nocivos sobre la salud).

Aspecto de la cúrcuma rehidratadaRaiz de cúrcuma, aspecto tras rehidratarla.

Cómo usarlaAspecto de la cúrcuma rehidratada

La raíz de cúrcuma seca se puede usar, obviamente como mejor le parezca a cada uno y de la forma que más se adecue a sus gustos, a la receta que se vaya a elaborar o al uso que se le vaya a dar.

No obstante, dado que es una raíz deshidratada, su dureza limita la forma de usarla. Por ello, quizás la manera más sencilla y habitual de usarla es la siguiente:

Hidratarla antes de usarla

Procederemos como con muchos productos deshidratados: simplemente la introduciremos en un cuenco con agua (si el agua está tibia, facilitará la hidratación) durante un tiempo de entre 12 a 24 horas. Durante este tiempo podemos ir comprobando que la cúrcuma se irá poniendo más tierna y recuperando su color.

Pasado este tiempo, la cúrcuma habrá duplicado su tamaño y recuperando el color amarillo anaranjado tan característico. En ese momento, estará lista para ser usada.

Conservación

La cúrcuma, tras hidratarla, la podemos conservar algunos días en el frigorífico, en un bote cerrado, pero conviene recordar que ahora la debemos tratar como un producto fresco, donde la humedad que ahora contiene dificulta su conservación.

También la podemos volver a secar, una vez rallada, extendiéndola sobre unas hojas de papel de cocina y dejándolas secarse al aire. Pasadas 24-48 horas, según la temperatura y humedad ambiental, estarían listas para usarse como si fuese cúrcuma molida.

Usos menos habituales

Si bien estamos acostumbrados a asociar al uso de la cúrcuma en cocina, no debemos olvidar que, dadas sus propiedades, entre las que destaca su poder colorante, también se usa en algunas partes del mundo como tinte natural, para colorear prendas de ropa, o incluso pinturas corporales. Y últimamente, en el mundo occidental, algunos artistas ya han empezado a usar la cúrcuma para pintar o colorear sus creaciones artísticas.