Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestra web.
Si continua navegando, entedemos que acepta estas condiciones. Puede consultar más información sobre nuestras cookies.

aceptar

Consejos de conservación

Las hierbas y especias, presentes en nuestras cocinas y despensas desde hace siglos, aportan una inagotable gama de aromas, sabores y matices a todos nuestros platos.

Botes-especiasPero dichos aromas se van perdiendo desde el mismo momento en que se recolectan, muelen o tuestan. Por ello, en 1001especias tenemos especial cuidado a la hora de procesar únicamente aquella cantidad mínima que nos permite satisfacer las necesidades diarias de nuestros clientes, de manera que en lugar de procesar grandes cantidades y luego tenerlas almacenadas esperando el momento de su venta, hemos optado por tratar cantidades mucho más pequeñas, pero de manera continua, de forma que prácticamente ninguna de nuestras especias esté en nuestros almacenes más de tres-cuatro semanas (y normalmente mucho menos).

Este cuidado contrasta con las especias que se pueden encontrar en las grandes superfies, donde se manejan grandes volúmenes que luego se pasan almacenados muchos meses hasta que llegan al consumidor. Con nuestras especias NO es necesario acercar la nariz para ver si huelen, ya que al abrir los envases el aroma ya delata su frescura y calidad.

En nuestros hogares

Vale, hemos conseguido que las especias lleguen a vuestros hogares en condiciones óptimas, ahora está en vuestras manos que se mantengan en perfectas condiciones durante la mayor parte posible del tiempo, y para ello aquí os dejamos unos consejos que esperemos que os ayuden.

En general, el lugar ideal para conservar las especias es un lugar fresco, seco y protegido de la luz.

¿Tan importante es una correcta conservación?

Sí, y mucho. Si queréis, podéis hacer la siguiente prueba: coged un poco de pimentón, ponedlo en un bote de cristal (que esté cerrado, para representar un uso real) y dejadlo en la cocina, a la vista. El resto, guardadlo bien cerrado en un lugar oscuro, fresco y seco.

Pasadas solo un par de semanas, comparad ambos pimentones, y ya podréis empezar a notar sutiles diferencias -no esperéis una diferencia demasiado evidente-. El pimentón expuesto a la luz tendrá un menor aroma y el color algo más apagado. Es importante que hagáis esto con un pimentón fresco, ya que el que podéis comprar en las grandes superficies, a parte de ser de dudosa calidad, ya ha sufrido una decoloración y pérdida de aroma por el proceso de almacenamiento y el tiempo en exposición en la tienda.

Dicho esto, también es importante destacar que evidentemente unas especias son más delicadas que otras. Un trozo de regaliz es más tolerante con la humedad y la luz que el azafrán. Y aquellas que están molidas también son mucho más delicadas en su manejo que las que se presentan en grano.

Errores frecuentes

Expositores y/o vitrinas

Botes-especias

Muy habitualmente recurrimos a los expositores donde, dispuestos en diferentes maneras, lucen vistosos los botes con todas nuestras especias.

Si optamos por este sistema, que es cierto que resulta muy práctico y sobre todo muy vistoso, deberemos tener un gran cuidado sobre dónde ponemos dicho expositor, ya que suele situarse sobre los mesados y zonas de trabajo, muy a mano y práctico, pero a la vez excesivamente expuesto a la luz, uno de los grandes enemigos de las especias, e incluso a veces al calor que se genera al cocinar.

Por ello, os recomendamos que si optáis por esta solución hagáis dos cosas:

  • Guardad el expositor dentro de un armario, que lo protegerá de la luz.
  • Poned en dichos botes una cantidad pequeña de cada especia, que no os dure más de una o dos semanas, e id reponiendo cuando os haga falta (mientras, el resto lo podréis tener bien cerrado dentro de una caja de lata o cartón, en el fondo de la alhacena o despensa).

Somos consicientes que estos consejos no resultan estéticamente atractivos, ya que nos suele gustar tener los botes de especias llenos hasta arriba y de luciendo sus colores, pero las especias lo agradecerán.

Una alternativa al cristal puede ser por optar por botes de cerámica, que no dejan pasar la luz del sol.

TRUCO

Recorta un trozo de cartón que sea tan alto como el bote, y tan largo como el perímetro del bote. Lo enrollamos un poco para meterlo dentro del bote vacio, de manera que al soltarlo se desenrrollará cubriendo las paredes e impidiendo la entrada de la luz.

botes-especias-cocina

Mejor evitar fuentes de calor

Vale, sí, la habéis guardado en un armario, pero mejor si no es en el que está encima del extractor de la cocina, ni al lado del horno, ni al lado de la nevera o frigorífico (que tiene un motor, y como todo motor, genera calor. Probad sino a poner la mano encima de la nevera o en la parte de atrás, veréis como desprende calor).

El frigorífico

Lugar fresco y seco... no frío. La nevera no suele ser recomendable salvo que hablemos de hierbas frescas, pero esa es otra historia. Además que tampco suele ser, en general, un ambiente demasiado seco.

Mejor en grano

Siempre que os resulte posible, y salvo que vayáis a usar grandes cantidades, comprad las especias "enteras". Es decir, en hojas, grano o semillas y moledlas en el momento de ir a usarlas, ya que mantendrán su aroma durante más tiempo.

Comprar cantidades excesivas

Aunque nos gustaría que nos compraseis las especias por kilos, hacer esto a nivel doméstico sería, como norma general, un error. Deberemos comprar siempre cantidades razonables, que nos permitan su consumo en un tiempo reducido, y reponer a medida que lo vayamos necesitando.

En caso de que queráis comprar cantidades grandes, para obtener mejores precios, os recomendamos que os juntéis varios amigos y compartáis lo que compréis.

Comprar la misma cantidad de todas las especias

Otro error habitual, y que guarda similitud con el anterior, es el hábito de comprar las mismas cantidades de todas las especias cuando lo más normal es que usemos más unas que otras. Por ejemplo, si nos gusta añadir unas hojas de tomillo en todos nuestros guisos, pero solo usamos el romero para el cordero, sería más acertado comprar mayor cantidad de tomillo que de romero.

Esperamos que estos breves consejos, que iremos ampliando con el tiempo y con vuestras aportaciones, os ayuden a conservar vuestras especias en condiciones óptimas hasta el momento de su uso.